Ir arriba

BLOG

En ‘eso’ de comunicar, la gloria se la llevan sólo unos pocos

Comunicacion_toxica

¿Se puede comunicar sin dañar a las personas que están detrás de una marca? ¿De cuántas familias estamos hablando?

Una de las razones por las que una empresa, persona o institución está presente en redes sociales es porque quiere y necesita escuchar y ser escuchado, entre otras muchas cosas.

Pero ¿cómo afecta a los trabajadores de una empresa, la publicación de un artículo ‘dañino’ y su correspondiente difusión en redes sociales?

Mi trabajo es precioso. Soy Community Manager, y estoy encantada de contar cada día con una gran comunidad formada por personas y empresas que he logrado reunir durante todos estos años. Imagina que cada mañana, vas a trabajar con buen humor, a pesar de que no hay día que no encuentres algún contenido dañino, que te afecta a tí y a todos tus compañeros. A las PERSONAS trabajadoras, de ‘esas’ que pretenden mantener a sus familias, como seguramente también intenten hacer las personas que realizan ‘su trabajo’ y del que no se sabe muy bien por qué actúan de una manera determinada. Todo un misterio.

Pero todo tiene un límite. Porque somos humanos.

Y no se trata de saber si los contenidos son verdad o si son mentira, porque cuando se daña de esa manera a las personas, eso ya pasa a un segundo plano.

¿Qué se siente al leer habitualmente información tóxica sobre tu empresa?. ¿Qué se siente al leer frases dilapidarias que van más allá de la simple transmisión de información, de las que hacen que te tambalees al leerlas porque se entremezclan con cuestiones tan importantes como pagar la hipoteca, o pagar el colegio de tus hijos?.

De lo que se trata , ya no es del significado de las palabras [información de la que de sobra se es consciente], sino de CÓMO SE DICE. Bajo mi punto de vista, y sabiendo que en ocasiones se está informando de aspectos muy delicados, se debería dejar de un lado a las empresas y tener más en cuenta a las PERSONAS, cuidando sabiamente el mensaje que se quiere transmitir, sin alterar el significado de lo que se quiere comunicar. 

El problema es que a veces, en las publicaciones, se puede detectar imparcialidad y falta de humanidad, gracias a la sustitución de nombres por números:

  • Los trabajadores son cifras
  • Trabajan mal, o no trabajan.
  • Hacen mal su trabajo
  • ¿Qué trabajadores?

¿Cómo pueden trabajar las personas con este tipo de información tóxica?

Volviendo a comenzar el día con alegría y fuerza para seguir trabajando, para seguir formando un equipo profesional increíble, y para seguir atendiendo a las personas que lo solicitan y acompañan, las que forman esa comunidad tan valiosa en redes sociales, que se merecen eso y mucho MÁS.

¡Si es que… en ‘eso’ de comunicar, la gloria se la llevan sólo unos pocos!.

Firmado:

Laura López Lillo, una TRABAJADORA cualquiera

Mamá. Blogger. Marketing Digital. Community Manager. Comunicación

Sobre Laura López Lillo

Mamá. Blogger. Marketing Digital. Community Manager. Comunicación

Deja un comentario

SmileBox